Manual de Colombofilia | Razas | Libros
Home / Colombofilia / Alimentación previa a una carrera de palomas

Alimentación previa a una carrera de palomas

Cuando salimos un día o un fin de semana nos preparamos bien para el viaje. Tomamos un abrigo, nuestra billetera, quizás una cámara y un paraguas por si acaso. Revisamos, también el automóvil. Llenamos el depósito de carburante,  inspeccionamos que el seguro y la documentación del coche están en la guantera por si surge cualquier eventualidad.  Si el viaje es de 250 kilómetros y consumimos 10 litros por cada 100 Km sabemos que necesitaremos reponer 25 litros para poder realizar el viaje. De otra manera tendremos que parar a lo largo del recorrido para agregar el combustible necesario para llegar.

La alimentación de las palomas y su puesta a punto

Pero ¿qué tiene que ver un fin de semana con una paloma que va a la competición? ¡TODO ..!!

alimentacion palomas previa carrera

Nuestras palomas se preparan también para un vuelo cada semana. Además de ponerlas a punto en las carreras cortas, las alimentamos de forma normal sin excesos, pero cuando afrontamos las carreras de medio y largo recorrido es evidente que necesitarán más “combustible” para afrontar la mayor distancia. Con el fin de suministrarles más recursos energéticos añadimos  alimentaciones extra, raciones de combate, semillas energéticas, etc.

¿Pero en realidad le damos suficiente?

Los campeones trabajan con la experiencia acumulada  pero siempre tienen en su mente las mismas dudas. ¿He conseguido ponerlas a punto? ¿Qué sucederá si hay cambio de las condiciones del tiempo? ¿Cómo van a responder las palomas si es una suelta dura? 

¿Por qué debemos estar pendiente de las necesidades de la paloma durante el vuelo?

¿Qué se sabe sobre las proteínas, carbohidratos y grasas? A pesar de las investigaciones al respecto hay todavía muchas incógnitas al respecto. Varias universidades tanto en Canadá como en Bélgica efectúan periódicamente investigaciones sobre éste tema. Se han realizado interesantes pruebas incorporando un transmisor sobre la espalda de la paloma. Cuando se suelta puede seguirse su trayectoria por satélite para seguir sus evoluciones  y su rendimiento.

En la universidad de Gent (Bélgica) también se hicieron pruebas a las palomas en los túneles de viento. A las palomas las equiparon con una serie de accesorios y las ponían a volar en una corriente de aire capaza de permitir su sustentación pero sin avanzar un metro. Estas palomas llevaban incorporadas una máscara en el pico para poder determinar el aire que exhalaban durante el vuelo. Los resultados fueron interesantes.

Se descubrió que las palomas, durante los primeros diez minutos usaron todas sus reservas de carbohidratos. Los usan para alcanzar altura y velocidad. Estos carbohidratos (glicógeno o mono-sacáridos) se almacenan en el músculo blanco y los disponen directamente. Cuando se han usado estos carbohidratos para los próximos +/- 50 minutos emplean las grasas que forman parte de la sangre y que están circulando por el cuerpo. Estas grasas se fabrican a partir de los carbohidratos y de las semillas ricas en grasas que han ingerido en las tres últimas comidas. Son las que contienen las fibras rojas de los músculos. Cuando estas fibras se saturan, los excedentes de grasa a través de la sangre se ponen en camino para ser almacenadas en los tejidos adiposos (reservas de grasa, por ejemplo en los riñones, el dorso o el abdomen)

Las fibras rojas de los músculos contienen  un 97% de ácidos grasos no saturados. En realidad éste es el combustible que van a emplear durante el viaje.

Después de una hora el combustible circulante se agota, entonces automáticamente las reservas de grasa de las fibras rojas del músculo comienzan a ser empleadas.

A medida que el músculo pierde su porcentaje de grasa, automáticamente el organismo se encarga de compensar esta falta empleando las grasas almacenadas en los tejidos adiposos. Este es el fundamento del círculo de Krebs (proceso metabólico en el que se hay  una sucesión de reacciones químicas, que forma parte de la respiración celular en todas las células aeróbicas y donde es liberada la energía almacenada).

Una paloma usa durante el vuelo de  3 a 3,6 gr. de grasa por hora. La cantidad exacta depende de la dificultad del mismo y de las características particulares de cada paloma.

alimentacion palomas previa a una carrera

Por ejemplo, hay palomas cuyo cuerpo está constituido por músculos gruesos y pesados y las hay que tienen los músculos largos y delgados. Estas últimas acostumbran a ser grandes voladoras resistentes en los grandes fondos porque su constitución muscular aprovecha mejor la energía.

Ahora que ya sabemos exactamente cuánta energía necesita una paloma para una hora de vuelo y sabiendo la proporción de grasa que contiene la dieta alimenticia que le suministramos, podemos calcular la cantidad de energía que le vamos a suministrar para la próxima sesión de vuelos.

Ejemplo práctico:

Supongamos que las palomas tiene que ser soltadas desde un punto x que está situado a 6 horas de vuelo de palomar. Como nosotros sabemos que durante la primera hora el combustible que empleará es el producido por los carbohidratos deberemos proveer de reservas grasas en las fibras musculares rojas que duren 5 horas. Según hemos visto por cada hora necesita un promedio de 3,5 gramos de grasa. Por tanto las palomas, en éste ejemplo, necesitan 3,5 * 5 horas = 17,5 gramos de grasa almacenada.

Si sabemos la proporción de grasa que contiene la mixtura que suministramos a nuestras palomas podemos calcular la energía que necesitarán.

Una dieta muy clásica y habitual semanal que suele suministrarse frecuentemente es la siguiente:

  • 60 gramos (dos dias) de mezcla depurativa que contiene un 3% de grasa
  • 130 gramos (cuatro días) de mezcla sport con 6% grasa
  • 10 gramos de semillas pequeñas con 15% grasa

Grasa total = 11%

Esto equivale a una reserva de cuatro horas de vuelo. Podemos observar que no es suficiente para el vuelo del ejemplo.

Muchas palomas emplean sus propios recursos (músculos) a falta de la reserva necesaria que después pagan muy caro a la hora de reponerse y  en las competiciones siguientes.

Hemos de tener en cuenta que a una paloma la encestamos muchas veces durante la temporada y para que ésta se mantenga  en forma continuada  necesita una rápida recuperación y una regeneración de reservas inmediata, causando el mínimo desgaste en su organismo.

Si alimentamos con una mezcla que contiene el 9% de grasa, equivalente a  18 gramos, entonces es adecuado para el vuelo de ejemplo, pero en cambio es castigar de forma continuada el sistema digestivo. Requiere pues de unas pautas que varían día a día. No ha de ser la misma dieta de la semana anterior al enceste que la de los días previos al mismo. Por ello, la riqueza en grasa de la mezcla es relativa.

Los días siguientes al regreso de una carrera y a la espera de la semana del siguiente enceste requiere una dieta mucho más ligera y menos energética. Es necesario pues alimentar los últimos días previos al enceste con una dieta extra la cual provea combustible suficiente para las horas extras de vuelo.alimentacion palomas previa a una carrera

¿Cómo calcular nosotros mismos las necesidades extras?

Es importante saber el porcentaje de grasa que contienen las mezclas base. Las envasadas con garantías llevan la etiqueta con el valor nutritivo en el que deben constar el porcentaje de grasas, de carbohidratos, de proteínas, de fibra y de energía útil. Esto es básico porque lo que conviene es que la paloma tome el alimento que necesita para aportar la energía suficiente que ha de emplear, ni mucho más ni menos. Otra cosa distinta son las carreras de grandes distancias.

Cuando las reservas energéticas de los tejidos  adiposos se agotan, el organismo se ve forzado a transformar en energía las proteínas del propio cuerpo (músculos y órganos propios). Esto constituye un cúmulo de consecuencias muy graves que posteriormente se suelen pagar con malos resultados y pérdidas considerables.

En las pruebas realizadas se comprobó que las sueltas de corta distancia la energía fundamental es el glicógeno ordinario del metabolismo de los carbohidratos que se alojan en el sistema circulatorio y el hígado. Esto le permite a la paloma obtener una velocidad durante la primera hora de vuelo de hasta 100 km/hora.

En la segunda fase de una carrera más larga la velocidad se reduce a  85 Km/h en el momento que emplea las reservas alojadas en los músculos rojos.

Las palomas cuyas fibras rojas de los músculos son muy ricas en glicógeno circulante, permiten durante los primeros cincuenta minutos una aceleración de 100 Km/h  con respecto al resto.

Una ventaja pues de 15 Km/h en 50 minutos (300 metros por minuto), en distancias de 200/300 km en donde las incidencias son menores (distancia, resistencia, accidentes…)  supone llegar la primero.

Con estos datos lo que pretendemos es mostrar la importancia que tiene que las palomas afrontes las sueltas con las reservas energéticas suficientes pues no es lo mismo que los ciclistas que van a competir en una prueba como el Tour de Francia donde van reponiendo las faltas energéticas en cada etapa que nuestras paloma debe afrontarlas todas de golpe.

Todo esto no es suficiente si además el organismo no recibe suficiente oxígeno y el cuerpo no recibe las suficientes proteínas. Todo un reto la correcta alimentacion de las palomas.
Texto: Alberto Hidalgo