Manual de Colombofilia | Razas | Libros
Home / Salud y veterinaria / Cómo curar el ala rota de una paloma

Cómo curar el ala rota de una paloma

No es infrecuente que al volver de cualquier vuelo de entrenamiento o concurso alguna de nuestras palomas regrese con un golpe en un ala fruto de choques fortuitos con cables del tendido eléctrico, antenas de televisión u otros elementos de los recorridos urbanos. La importancia de las lesiones producidas puede ser variada y de su gravedad dependerán las medidas a adoptar, pasando a enumerar los pasos a seguir.

Sin menoscabo de lo anterior o en casos de gravedad notoria, acudir a un veterinario será la opción más acertada para ejemplares de gran valor o a los que tengamos un cariño especial, para tratar lesiones que requieran tratamiento profesional o quirúrgico.

como curar ala rota de una paloma

Cómo detectar si el ala de la paloma está rota

Si a pesar del golpe inicial el ave ha podido regresar al palomar aunque sea maltrecha, en cuanto la detectemos procederemos a examinar dicha ala con sumo cuidado y detectar posibles heridas abiertas o hematomas visibles.
Realizaremos una primera auscultación en busca de irregularidades o prominencias a lo largo de los huesos de ala, comparándola si es preciso con el ala sana.
Comprobaremos manualmente si el ala puede abrirse y hacer todo su recorrido natural sin forzar al animal y si en posición de reposo ésta descuelga del cuerpo y el punto en que lo hace.

Primeras actuaciones. El vendaje

Encontrado el punto de fractura, procederemos a un primer vendaje de urgencia para inmovilizar el miembro e iniciar lo antes posible el proceso de soldadura. Es la base de una recuperación exitosa.
La forma de proceder será la siguiente: colocamos el ala en su posición natural de reposo pegada al cuerpo del ave y enrollamos la venda alrededor del cuerpo y el ala para que ésta quede inmovilizada, utilizando la técnica del vendaje en bandas ( o vendaje en 8). Es el recomendado para las articulaciones pues permite cierte movilidad al no ser completamente rígido. Se efectúa una vuelta circular en medio de la articulación, luego alternando vueltas ascendentes y descendentes hasta formar figuras con forma de ocho.

como curar el ala rota de una paloma
Una alternativa a éste tipo de vendaje será colocar dos simples bandas de esparadrapo en el ala plegada en su posición de reposo, una bajo el codo y la otra bajo la axila.
El vendaje no debe resultar demasiado ajustado ni demasiado holguero, simplemente firme y en caso de que se caiga por los movimientos del ave o porque no tenemos experiencias previas en éstos menesteres, volveremos a rehacerlo tantas veces como fuera necesario.

Materiales necesarios para el tratamiento

Una venda elástica y un poco de esparadrapo de tela serán suficientes para realizar dicha operación. Los podemos encontrar en cualquier farmacia o en nuestro propio botiquín.
Una vez vendada la paloma y para que ésta permanezca inmovilizada y en el mayor reposo posible, la utilización de una “hamaca” específica para palomas será opción a considerar.
Si queremos una alternativa más económica a éste producto podemos fabricarnos nosotros mismo una hamaca de similares características, con materiales reciclados y poco esfuerzo.

Complementariamente a lo explicado, debemos suministrar a nuestra paloma un antibiótico de espectro amplio (azitromizina, por ejemplo) para combatir cualquier infección consecuencia del golpe si hay herida abierta, así como administrarle algún complemento alimentario a base de minerales y vitaminas para favorecer una pronta recuperación. Tampoco estará demás un producto antiinflamatorio para combatir los efectos secundarios del golpe recibido.

El post vendaje

Ni que decir tiene que tras el procedimiento descrito debemos colocar el ave en un lugar tranquilo, alejado de otras aves o animales para que se recupere del trauma del golpe y el estrés de la posterior manipulación por nuestra parte.
Durante las dos o tres semanas que debe ir vendada, que es el tiempo en formase un callo óseo en el punto de fractura del hueso, mantendremos a la paloma en la enfermería de nuestro palomar (si disponemos de una) o en cualquier otro recinto habilitado para mantener a la paloma tranquila, controlada, con restricción de movimientos y a salvo de otros animales.
En los días sucesivos al tratamiento no dejaremos de observar y vigilar la evolución de la paloma; si come y bebe adecuadamente o si demuestra cualquier otro síntoma de enfermedad o comportamiento inusual.

Cuando se precisa cirugía

Si decidimos en un primer momento llevar a la paloma a un veterinario por la gravedad de la lesión o por el valor intrínseco o especial de éste ave en concreto dentro de nuestra colonia, éste profesional decidirá si, a la vista de los resultados de las radiografías que haya realizado, se precisa cirugía para restaurar la movilidad del ala y por ende su capacidad de volar.
Puede llegar el caso incluso que se necesite implantar fijadores externos al hueso fracturado para lograr una unión y posterior soldadura correcta del mismo.

La recuperación

Una vez transcurrido el tiempo prescrito del vendaje o bien el indicado por el veterinario en caso de cirugía, debemos seguir las primeras evoluciones del ave cuando ya halla recuperado la facultad de volar. Si lo reintegramos directamente con el resto de nuestra colonia de palomas observaremos que ya es suficientemente fuerte para defenderse de otros congéneres o que acompaña al bando en sus salidas sin mayores complicaciones.
De todas formas, durante los primeros meses no le exigiremos grandes esfuerzos. Ha de primar la salud del ave y si la lesión le menoscabara su potencial competitivo, la reproducción será un destino igual de válido.