Manual de Colombofilia | Razas | Libros | De compras
Home / Colombófilos de ayer y hoy / Hermanos Cattrysse – Grandes colombófilos

Hermanos Cattrysse – Grandes colombófilos

hermanos cattrysse Estos hermanos han logrado los resultados más extraordinarios y no exageramos en absoluto. Los hermanos Cattrysse, Oscar y Gérard, ¿eran unos conocedores excepcionales?. ¿Aplicaban un método de juego mejor que el de los demás?. O… ¿eran sus palomas las que tenían una clase superior a la de todos sus competidores? Estas son preguntas que han sido formuladas cientos de veces durante su período de gloria, particularmente por sus competidores. Por éstos que debían librar batalla deportiva a este famoso palomar en los concursos de fondo nacionales y provinciales.

¿LOS CATTRYSSE ERAN UNOS CONOCEDORES  EXPERTOS?
Habiendo perdido un brazo, Oscar Cattrysse podía dificilmente coger una paloma y juzgarla como nosotros podemos hacerlo. Hemos escuchado muchas veces a Gérard Cattrysse hablar de las cualidades de una paloma y sin embargo jamás ha hecho él mismo la selección en su propio palomar. Durante los meses de invierno, solamente una paloma les era permitido coger en las manos a los visitantes de su palomar. Para los emparejamientos, machos y hembras eran reunidos después de heberlos juzgado convenientemente sobre un papel. Durante la temporada de concursos, las palomas se colocaban en la cesta, en el palomar por orden de Gérard Cattrysse y no se las prestaba más atención que la nacesaria. Oscar Cattrysse no ha podido nunca hablar de las cualidades de un ala, puesto que no le era posible abrirla, ni tampoco mirar la garganta de una paloma, no siendo que alguien abriera su pico por él. Solamente podía observar los ojos y con su sola mano sentir la suavidad de las plumas o perciber la condición de la paloma.
Un día, Oscar había dicho a su hermano Gérard : “Nuestra 45 (una paloma célebre y fundadora básica de la colonia después de la guerra) tiene el aspecto de tener calor y está hinchada como un balón, si está todavía así el miércoles por la noche, la haremos competir por la más fuerte puesta en al concurso nacional…” Y se clasificó en cabeza. Este era único juicio que podía emitir sobre una paloma, ya que a él no le era posible como a cualquier otro, poder examinarla con las dos manos.
Si los hermanos Cattrysse no hubiesen tenido tan buenas palomas, no habrían tenido jamás el palomar de base número uno. Los emparejamientos los preparaban siempre sobre un papel. Este era el trabajo de Gérard Cattrysse, quien raramente hablaba de las cualidades, pero que conocía a fondo y hasta en el menor detalle el origen de sus palomas. Es un origen del que sacado el máximo provecho, había que esperar muchas veces años hasta que introdujesen un nuevo elemento. Algunas veces, toda una generación era sacrificada a la reproducción. Pensamos en los cruces efectuados por los Cattrysse con una, o todo lo más dos palomas, nacidas de un mismo palomar.
Nadie ha conseguido hacer cambiar el punto de visita de los hermanos Cattrysse. Estos conocían sus palomas y creían que sus competidores también las tenían buenas, pero, raramente modificaban su punto de visita. No querían probar a hacer con otras palomas lo que podían hacer con las suyas. Siempre han tenido miedo el aceptar no importa qué paloma para efectuar un nuevo cruce. Este ha sido siempre su punto de vista, e incluso cuando Gérard Cattrysse tomó la dirección del palomar con Maurice Beuselinck (yerno del fallecido Oscar) tampoco se llevó a cabo ningún cambio. Las palomas de los Cattrysse son nacidas de un origen probado.
En la actualidad estas palomas están esparcidas por el mundo entero y creemos que muchos campeones belgas deben su éxito al cultivo de los hermanos Cattrysse.

Un método de alimentación clásico.

Los que han visto los palomares de los Cattrysse de Moere, han podido darse cuenta que los alimentos son servidos sobre el suelo con mano pródiga. Estas recibían lo siguiente : 1/4 de maíz, 1/4 de trigo, 1/4 de dari y 1/4 de haboncillos. Esta mezcla estaba preparada por Gérard Cattrysse y durante el período de crianza de antes y después de temporada, todas las palomas la recibían a discrección, lo que significa que, después de saciarse, aún quedaba buena parte. A primera vista parece una mezcla muy fuerte, pero no es tanto como se cree. Máximo el 25% de leguminosos y éste 25% no es ni un máximo ni un mínimo durante el período de crianza. Desde su puesta en estado de viudez, los machos recibían el mismo alimento por la mañana y por la tarde, pero en cuanto el primero de ellos se iba a beber, se daba por finalizada la comida. Gérard Cattrysse ha recibido la visita de decenas de campeones y ha debido escuchar innumerables consejos, en alguna ocación un poco en contra de su gusto, ya que había algunos que querían imponerle su voluntad ; pero a él todo esto le entraba por un oído y le salía por el otro.
Alimantar bien es un arte, solía decir Oscar Cattrysse, pero nosotros estamos acostumbrados a nuestro sistema y las palomas se han acostumbrado de tal manera a él que no lo cambiaremos nunca. Muchas veces recibieron ofertas para tener semillas conocidas en el comercio con el fin de mostrarlas al público, para así converncer a los clientes de que ellos alimentaban a sus palomas con las mezclas que provenían de un comerciante X. Tales proposiciones no fueron jamás aceptadas, y con mucha razón. Las semillas eran compradas en grandes cantidades y mezcladas por ellos mismos siguiendo el método 4/4 del que ya hemos hablado. Los vistantes lo han podido ver con sus propios ojos. No existe ninguna mezcla más simple ni más barata. Pero con elle, sus palomas no han dejado jamás de realizar las prestaciones más notables y han conseguido el mayor número de premios nacionales. ¿Puede Vd., querido lector, presentar un método de alimentación más simple?.

Viudez por encima de todo

Hablaremos del método de viudez a grandes rasgos ya que no hay gran cosa que decir, puesto que en el palomar de los Cattrysse toda es simple. En primer lugar trataremos los emparejamientos. Todas los años emparejaban el día de la Candelaria, es decir, el 2 de febrero. Nunca han olvidado esta fecha, al menos que el termómetro descendiera unos cuantos grados bajo cero. Emparejar el 2 de febrero significa que los pichones jóvenes eran separados de sus padres el 24 de marzo y que la viudez debutaba el 2 de abril. De un año a otro se puede producir una diferencia de dos días, lo cual no resulta grave. Teniendo en cuenta la fecha fijada, las palomas eran entrenadas durante el segundo período de incubación. El segundo o tercer domingo, iban de un tirón desde Touquet hasta Breteuil, para seguidamente el primer domingo de mayo, participar en su primer concurso en Dourdan (290 kiómetros) El último, sábado de mayo, los machos de dos años que habían volado en Dourdan, eran inscritos para el concurso de Angoulème; los viejos viudos volaban en Châteauroux el tercer domingo de mayo y reposaban una semana para participar el primer sábado de junio en el primer concurso nacional. Los “yearlings” (palomas de un año) tenían una salida más lenta. Un fuerte programa les aguardaba : Dourdan- Orléans – Poitiers – Châteauroux y Angoulème ; para ellas, la temporada de concursos duraba solamente dos meses, contra cuatro meses para los machos viudos de dos y más años. Podemos añadir que este es el programa de la mayor parte de los colombófilos que practican la competición de fondo, de Flandes Occidental.
Pero ¿cóme eran entrenados los machos viudos en el palomar de Cattrysse-Beuselinck y Gérard Cattrysse? Una vez puestos en estado de viudes, los machos volaban siempre a las mismas horas, es decir, a las seis de la mañana y a las cinco de la tarde. Las ventanas eran abiertas e inmediatamente cerradas ; después de ésto venía el ejercicio obligatorio. Se colocaba un bandera sobre el tejado y en el patio una persona con un látigo en la mano que los obligaba a volar. Los machos viejos conocían muy bien los latigazos y no iban al tejado hasta que cesaba el ruido del látigo y se retiraba la bandera. Los que se quedaban un momento merodeando por los alrededores cuando se abrían las ventanas, o los que después de haber estado unos instantes en el tejado, se alejaban batiendo las alas, presentaban los signos de una forma inequívoca.
Se practicaba el ejercicio obligatorio durante toda la temporada de concursos y no se apartaban ni un ápice de este método. Los Cattrysse tenían horror a cambiar el sistema, incluso si en la opinión de los demás, podían mejorarlo o hacerlo más eficaz. En lo concerniente al hecho de mostrar o no la hembra antes de la partida del macho viudo, su sistema ha sido siempre incambiable. Le era presentada la hembra cada vez que el macho salía para un concurso (unos segundos solamente), y cuando éste regresaba encontraba a su hembra en la parte del casillero que le estaba reservada a él. Allí se quedaban juntos, después de un concurso de mediofondo, aproximadamente durante media hora. Después de un conurso de fondo, el macho podía quedarse una hora al lado de su hembra o si coincidía la llegada con el sábado por la tarde, no se retiraba la hembra hasta el domingo por la mañana. Este era el sistema de viudez que practicaban los Cattrysse. Este método les ha permitido llegar a ser los campeones del mundo y tener su nombre escrito para los siglos en la historia del deporte colombófilo.
hermanos cattrysse

Maurice Cattrysse

LA ALIMENTACION Y LA VIUDEZ

Gérard y Oscar Cattrysse han tenido siempre un solo sistema. Debido a las numerosas visitas, siempre han tenido que escuchar muchos consejos. Ellos nunca han dicho : “vuestro sistema no es bueno”, pero sí : “nosotros no cambiaremos el nuestro nunca”. Esa era siempre su respuesta. Al fallecido Oscar le gustaba saber toda lo que sus visitantes hacían, pero jamás le pasó por la imaginación la idea de cambiar alguna cosa de su sistema, y su hermano Gérard ha aplicado el mismo sistema durante cincuenta años. Nos referimos principalmente a la alimentación. ¿ Cómo es posible que los Cattrysse hayan conseguido tantos triunfos alimentando sus palomas de esta manera?. Todos los visitantes de su palomar se han hecho esta misma pregunta. Echaban el maíz, los haboncillos, los guisantes, el trigo en las bandejas o esparcido entre los gruesos trozos de cal viva. Sus palomas estaban acostumbradas a ello. Solamente durante el período de viudez limpiaban el palomar. Son numerosos los que han imitado a los hermanos Cattrysse pero nadie ha logrado nunca igualarlos.
Pero, cedamos la palabra a Gérard Cattrysse : ” Siempre hemos dicho a nuestros visitantes que la exageración en la alimentación es perjudicial. Quizás existan siempre discusiones concernientes a la composición de las mezclas. Unos prefieren una nutrición excesivamente rica, otros, por el contrario, buscan mezclas más económicas. Pero lo que es cierto, y todo el mundo está de acuerdo en ello, es que el exceso de alimentación es siempre perjudicial para las palomas mensajeras. La dosis de alimentación es, pues, de primordial importancia y, en mi opinión, no hay nada más ridículo que el querer traducirla a cifras.
El peso de los alimentos debe variar ya que depende de :
  •  la paloma misma
  •  la temperatura
  •  la finalidad que perseguimos, o la especialidad que hayamos escogido.
En el invierno durante la crianza, o durante la temporada de concursos, hay un régimen a seguir ; pero el método escogido no debe en ningún caso ser muy severo, hasta el punto de convertirse en demasiado débil en uno o otro caso. No aceptar esta concepción significaría que no conocemos nada de todo el sistema de alimentación de nuestras palomas mensajeras, sistema que hay que adaptar a cada una de ellas en particular, antes que al conjunto de la colonia. Todos los hijos de una misma familia no se comportan de la misma forma, bien sea en sus estudios, bien sea en sus juegos cotidianos. Todas las palomas de una misma colonia no comen del mismo modo, ni se aprovechan en la misma medida de los alimentos ingeridos.
Efectivamente, no es cosa rara el comprobar que hay palomas que engordan más rápidamente que otras y al mismo tiempo existen las que con los mismos alimentos están fuertes y musculosas. Cada paloma es distinta a la otra ; cada una tiene su propia naturaleza y su organismo, que es tan fantástico como el de las personas. Vosotros mismos conoceis alguna de esas fantasías que por otra parte son tan difíciles de explicar. Lo que verdaderamente es importante, es encontrar unos alimentos sanos en cualquier período del año, una alimentación que permita a las palomas hacer frente y contrarrestar las enfermedades a las que son propensas, tanto en el palomar como en las cestas que se empleal para los viajes. Lo mismo en el invierno, como durante el período de crianza, y también en la temporada de concursos, la cuestión es encontrar una alimentación en relación directa con las necesidades del momento.
Los pichones jóvenes exigen una alimentación rica, ya que tienen que hacer frente a sus propias necesidades 20 a 25 días después de su nacimiento. Después sus necesidades cambiarán. Estas necesidades están dirigidas por el organismo para permitirle un buen comportamiento durante el período de entrenamientos, o en la temporada de concursos a los que están sometidos. En una palabra : toda la estructura orgánica de la paloma es una máquina que debe estar alimentada en previsión de la finalidad que se persigue. Ni que decir tiene, que es durante el período de crianza cuando los padres deben beneficiarse de una alimentación abundante. No es con una comida racionada con la que se calma el ansia y el apetito de los pichones jóvenes que todavía están en el nido. Un colombófilo conocedor, sabe muy bien que la crianza no se puede hacer a expensas del estado físico de los padres ; obrando así, los padres se encontrarían tarados en el momento de los concursos, y esta tara resultaría difícil de superar.
Así, comprendemos que la ración no puede ni debe ser inferior a un cierto número de gramos. Por el contrario, cuanto más tiempo gritan los pichones, los padres tratan de darles el alimento que piden y cuando los pichones no lo obtienen, es signo de que los padres no se encuentran en estado de dárselo. Un procedimiento casi infalible consiste en darles en primer lugar la mezcla en una cantidad de una cucharada por cabeza y después, una media hora más tarde, completaríamos la ración con la ayuda de haboncillos mojados, alimento que a las palomas gusta mucho. Esta alimentación permite una excelente crianza y los pichones son alimentados naturalmente al máximo. Como ya hemos dicho, la cuestión de las mesclas es un muy discutido ; por eso, nuestra preferencia se centrará en las semillas especiales.
Existen dos razones que motivan nuestra opinión :
  • se darán las semillas que se quiera y en el momento que se prefiera ;
  • este procedimiento de alimentación constituye una excelente preparación para el régimen al cual las palomas serán sometidas durante el período de concursos.
¿ Cuáles son las semillas que debemos dar a las palomas ?  Es igual unas u otras, con la condición de que todas sean de la mejor calidad. ¿Hay semillas que son más excitantes que otras?. Sin duda alguna. Pero, ¿existe una razón suficiente para desacreditarlas?. Alimentación en la medida exacta ; ahí está el problema ; es suficiente examinarlo atentamente para darse cuenta de lo difícil que es encontrar una solución que pueda adaptarse a toda una colonia, a todas las palomas y con una misma suerte. Conozco excelentes especialistas de fondo que utilizan con exceso zi maíz, y otros que emplean en grandes cantidades el trigo, los guisantes, etc. Hay que darse cuenta que la selección es difícil, pues nadie puede ignorar que las semillas tienen una composición química por la cual se clasifican, ya como alimentos para la respiración, o recuperadores de la fatiga. Los alimentos para la respiración son aquellos que son muy ricos en hidratos de carbono y en grasas. Los recuperadores son, o ricos en nitrógeno, o granos que contienen mucha albúmina. Sólo una buena combinación de estos dos alimentos, puede dar buenos resultados ; pero, se ha de dar preferencia a los granos que contienen albúmina, ya que los esfuerzos de la paloma durante el vuelo causan un desgaste de los tejidos que debe ser restablecido en el menor tiempo posible. Los haboncillos, las lentejas y las bezas son convenientes para la alimentación de un equipo de palomas mensajeras. El maíz y el trigo tienen igualmente su razón de ser, como también las pequeñas semillas que se les da de postre o como recompensa. No debemos olvidar que el arroz, la cebada y el mijo son granos aconsejados durante el calor.
hermanos cattrysse

Oscar y Gerard Cattrysse

La Viudez

Para practicar bien el viudaje, es necesario aplicar siempre los principios siguientes :
  •  Separar las hembras de los machos y tenerlos bastante tiempo separados para que ellas los deseen vivamente.
  •  Mostrarles la hembra como incentivo antes de cada prueba y sobre toda cuando se trada de concursos de velocidad o pequeño mediofondo.
  •  Dar a los machos la recompensa que esperan ; es decir, presentarles las hembras cada vez que vuelven de un concurso.
Pero, sin embargo, es un error el pensar que toda ésto debe respetarse al pie de la letra y que no pueden introducirse variantes. Por el contrario, creemos que el éxito duradero, no está ligado a la repetición fiel de los mismos hechos a cada salida y llegada de los concursos. Para introducir variantes dentro de la manera habitual de obrar, os remitimos más bien a las anotaciones siguientes que a la rutina habituel. En primer lugar, será necesario estudiar cada paloma individualmente y obrar en función de esta reacción. Un ejemplo : se ha dado el caso de lograr un excelente éxito con un macho viudo que estaba excesivamente calenturiento y nervioso y al cual se le había concedido la recompensa antes de la salida. También habrá que tener en consideración la severidad del esfuerzo realizado en la última prestación, como también aquello que se le exijirá en el curso del siguiente concurso. Ejemplo: una paloma que llega muy cansada después de un violento esfuerzo y que se deja que repose en el palomar durante quince días, puede conservar a su hembra a su lado durante más tiempo. Cuanda los machos llegan tarde el sábado por la tarde, les dejaremos sus hembras hasta el domingo por la mãnana ; pero, para un macho de mediofondo que sale todos los viernes, esta presencia debe ser más corta y no es necesario el permitirles relaciones sexuales todas los domingos. Finalmente, debemos vigilar para que estas relaciones sexuales no tengan lugar todos los domingos, de tal manera que les resten dinamismo después de algunos domingos, dinamismo que les es necesario para conseguir buenas prestaciones. Será necesario vigilar su comportamiento e intervenir siempre que sa necesario. La buena paloma viuda debe ser manipulada hábil y convenientemente, y, cuando fuese necesario, de una manera variada. Es necesario ver la cosa como un padre de familia que promete una recompensa a su hijo por unos buenos resultados en los exámenes. La consecuencia de esta promesa es muchas veces más benéfica que la recompensa misma. El aburrimiento nace de la uniformidad. En el dominio de la viudez – como en otros muchos dominos – la indiferencia viene a menudo de la repetición constante de los mismos hechos, incluso si éstos son considerados como un placer. El artista colombófilo debe aportar a ésto toda la variedad que le sea posible.
Vía: pipa.be

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*