Manual de Colombofilia | Razas | Libros
Home / Salud y veterinaria / La sal y las palomas

La sal y las palomas

la sal y las palomas
La sal es necesaria para la vida, sin ella ni los animales ni las plantas podríamos vivir, es consustancial con el ser vivo.
Un ser humano contiene ¼ kilo de sal y la Organización Mundial para la Salud (OMS) recomienda una ingestión diaria mínima de1/2 gramos/DIA y máxima de 2 gramos/dia, mientras que en otro lado de la balanza se puede encontrar la vaca que en plena producción láctea puede llegar a tener unas necesidades diarias de 80 grs. 
La paloma, pues, necesita como cualquier ser viviente sal para mineralizar su organismo y la sal que no puede extraer de los alimentos o del picoteo tendremos que suministrársela.
La sal por su contenido en cal y gracias al sodio es fundamental en los procesos digestivos pues mantiene el equilibrio de los ácidos del cuerpo ya que la paloma es alcalina en su diseño pero ácida en su función. 
En el mercado ganadero se pueden encontrar sales mineralizadas industrialmente a las que se añade calcio, fósforo, cobre, azufre, cinc, cobalto, magnesio, yodo, y flúor con una humedad máxima del 5%. 
En el mercado colombófilo se comercializan sales de baño para palomas adicionadas con extractos aromáticos de eucaliptos, romero y otras hierbas cuya función es dar brillo a la pluma, evitar contagios en el baño y repeler parásitos externos. Además también podemos adquirir sales purgativas que se pueden añadir al te cuando la paloma viene de un concurso pues son muy eficaces para acelerar la mineralización de la paloma.
Pero la sal que la paloma necesita para su ingestión diaria es la sal marina con alto contenido en yodo y por su granulometría la mas idónea es la sal que se usa para hacer el pescado a la sal o para conservar, es decir,  la sal gorda que se puede adquirir en cualquier mercado.
la sal y las palomas
La sal, al igual que el grit o la piedra para picar deberían estar siempre disponibles a disposición de las palomas. Si las palomas no tienen sal durante mucho tiempo y se la ponemos, podemos crear graves problemas intestinales a la paloma pues ante una carencia prolongada de sal, la paloma tratará de reponer esa necesidad y la tomará glotonamente. Para evitar estos problemas intestinales dos o tres días antes de ponerle la sal a la paloma se puede sazonar un poco el grano con agua y sal para que la paloma lo vaya tomando poco a poco, con eso evitaríamos un atracón de sal. Como dato a tener en cuenta si les damos la sal a las palomas, después de muchos días sin ella, podemos decir que ingerir 5 gr. de sal es suficiente para que una paloma muera.
la sal y las palomas mensajeras
La sal es un mineral, por lo tanto sin fecha de caducidad, no obstante tiene poderes higroscópicos (retener líquidos) pues el sodio tiene un ión que retiene el agua. Esa capacidad de absorber humedad es la causante que en los palomares húmedos haya que cambiar muy a menudo la sal que deja de ser sólida para convertirse en salmuera por ese gran poder absorbente que posee.

Algunos colombófilos llevando su cuidado a sus últimos extremos recomiendan cambiarla diariamente, método respetable pero en cierta medida exagerado. Si el palomar no es muy húmedo renovarla cada 15 días sería suficiente más que nada por el polvillo, humedad  y suciedad que la sal retiene. Los hay que cuando a las palomas les ponen verduras para picar sazonan estas ligeramente. Creo que esta práctica es errónea ya que la sal deshidratará la verdura en poco tiempo y esta se quedará lacia y no apetecible para la paloma.
Por su poder corrosivo habrá dispensarla en recipientes no metálicos (cristal, plástico, madera) pues el poder corrosivo de esta inutilizará en poco tiempo el recipiente del metal donde la pongamos. Algunos días antes de un concurso que se prevé duro tanto por el kilometraje como por la temperatura hay colombófilos que acostumbran a dar a sus palomas los granos ligeramente sazonados con el fin de que la paloma se hidrate gracias al poder de retención de líquidos que la sal ejerce en el cuerpo de la paloma con lo que supuestamente la paloma necesitaría menos agua durante el trayecto. Los resultados de esta práctica no están lo suficientemente demostrados por lo que esta práctica la veo de dudosa o quizás de negativa efectividad. Los hay incluso que intentando buscar la piedra filosofal que dé rendimientos deportivos hacen ingerir forzadamente sal por el pico a sus palomas persiguiendo los mismos objetivos que la práctica anterior.
Además de todas estas consideraciones sobre la sal, también nos puede servir en el palomar para guardar sobre ella durante algunos días los huevos que queramos guardar para meter a una pareja de nodrizas pues evitará entre otras cosas que se le acerquen organismos patógenos. 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*