Manual de Colombofilia | Razas | Libros | De compras
Home / Colombofilia / Manual de colombofilia – II

Manual de colombofilia – II


manual de colombofilia

2. La paloma

la palomaSi empieza con pichones verá que todos no son iguales. Unos tienen mas salud que otros, o viajan mejor que otros, o reproducen mejor que otros. La Cesta irá descartando a todos los débiles y enfermizos, y los supervivientes producirán a la nueva generación. Si hacemos las cosas bien, los hijos serán mejores que sus padres, mas sanos, mas inteligentes, mas completos. Naturalmente, es mejor empezar con un lote de pichones de un palomar de élite. Pero hay palomares buenos que solo destacan en las distancias cortas, o en las largas. Por tanto, hay que elegir. Los mejores esprinters de la actualidad provienen de cultivos basados en las palomas Janssens. Mientras que los mejores cultivos para el fondo están basados en las palomas JanAarden (Delbar x Stichelbaut). Otra opción, es disponer de dos líneas puras, y usar los productos cruzados para competir.
En general, no se aconseja cruzar los esprinters con los fondistas, aunque hay una excepción, el mítico Piet de Weerd decía: ‘No conozco ninguna raza que no pueda ser mejorada por la sangre Janssen, especialmente con una buena hembra Janssen pura’. Por eso muchos campeones introducen en sus cultivos alguna hembra de esta raza, pero nunca otro macho. El legendario Delbar, solo introducía hembras viejas, pero que ya habían producido campeones. Con el método Delbar es mas fácil. También puede crear su propia raza. Es lo ideal. Solo necesita un macho extra, preferentemente de fondo, y tres buenas hembras. Recuerde que tanto la raza Janssen, como la JanAarden, se crearon a base de la Endocria y de la cesta. Reproduzca con todas sus palomas, y cambie las parejas todos los años, pero anote todo en un cuaderno, o estará perdido. El criador León Petit, decía que: ‘la clave para producir buenos pichones esta en la salud de los padres en el momento del acoplamiento’. Los Janssens no tenían palomas cautivas, quizás por eso producían tantos pichones extras.

2.1 Las edades de la paloma

De un modo general dividiremos la vida de la paloma en las siguientes edades:

* De 0 a 25 días.– En esta crítica época de la vida del ave en que es totalmente dependiente de sus progenitores para cubrir el 100% de sus necesidades en

pichonescuanto a alimento, temperatura, defensa, etc, las posibles carencias que padezca serán un lastre para su futuro, por lo que debemos asegurarnos de que los progenitores encuentren en su palomar todo lo que necesitan para cubrir las necesidades de sus pichones, y por supuesto las suyas propias, con el aporte de una comida equilibrada y abundante, grits, vitaminerales, etc.

* De 25 a 90 días.- En este periodo, unas veces un poco primero, otras un poco más tarde, según la costumbre del colombófilo, el pichón pasa por el periodo de “destete”; periodo que si se ha criado sano y fuerte, no debe resultarle problemático superar con éxito. Una vez rebasado esta etapa, el pichón pasa a realizar las primeras salidas del palomar, época en la que un ejercicio moderado le será tremendamente útil para comenzar a desarrollar esa portentosa musculatura que en un futuro le posibilitará cubrir las enormes distancias a que les obligamos a enfrentarse. Nunca debemos de olvidar que en esta época de su vida, todavía joven pichón, está formando todo su cuerpo, por lo que la comida debe ser variada y de calidad, pero sin caer en el exceso que le conduciría a un sobrepeso del que debemos huir, ya que todos hemos sufrido alguna vez viendo aquel o aquellos pichones que se niegan a volar, yendo de tejado en tejado si les “damos bandera” y remoloneando hasta exasperarnos diariamente.
* De 3 a 12 meses.- A partir de los tres meses de edad, además de continuar mejorando el estado físico de la paloma, debemos comenzar a educar su sentido de orientación; es más, de no hacerlo en este periodo, una vez sobrepasados los 12 meses de edad, el aprendizaje y desarrollo de este aspecto resulta si no imposible, mucho más dificultoso, o al menos así lo hace ver el hecho de que las palomas que por una circunstancia determinada no han sido educadas en orientarse durante su primer año de vida, posteriormente suelen perderse en el primer concurso con cierto grado de dificultad. La educación del sentido de orientación de la paloma debe ser siempre progresiva, y debe al mismo tiempo fortalecer el estado emocional del ave, de forma que aprenda poco a poco a superar las dificultades que sin duda le surgirán en los vuelos de regreso a su palomar, haciendo cada vez más férreo su deseo de regresar a pesar de cualquier dificultad o contratiempo. Un pichón que en una de sus primeras salidas de educación además de enfrentarse a una distancia excesiva deba sortear a uno o varios halcones o azores, puede quedar tan “tocado” psicológicamente hablando que acabe desarrollando un miedo o fobia que le incapacite para un adecuado regreso, entrando en el primer palomar que encuentre en su camino y resignándose a acabar en él sus días antes que volver a arriesgarse en un vuelo lleno de peligros. Muy al contrario, un pichón que, en las primeras salidas ha estado bien dirigido y ha logrado adquirir un cierto grado de seguridad en sí mismo, será mucho más combativo y tenaz en el intento de regreso cuando surjan pequeñas o grandes dificultades y podrá llegar a ser una mensajera de la que nos sintamos orgullosos de poseer en nuestro equipo.
* De 12 a 24 meses.- Estas palomas, a las que solemos denominar como “jóvenes” o “yearlings”, al contrario de lo que se podría pensar aún no han alcanzado todo su desarrollo, tanto físico como psíquico. Por ello, es necesario seguir actuando con precaución a la hora de su manejo, pues los excesos de la competición quedarán grabados en sus organismos y sus mentes y si no somos cautos, podemos “quemar” a el que pudiera ser un atleta campeón en su primer año. Y es que ha veces las apariencias engañan y nos dejamos llevar por lo inmediato y obligamos a nuestras mensajeras a jornadas de 10 -12 o más horas de agotador vuelo, cosa que como ya he dicho, a estas edades puede ser “pan para hoy y hambre para mañana”, ya que de no retirar a nuestros “jóvenes” de la competición a una distancia prudencial, que según la edad precisa del ave y otros parámetros, puede variar entre los 300 y los 500 kilómetros, de reiterar en el esfuerzo y la competición estaremos como digo, liquidando el futuro de la paloma y por consiguiente del palomar.
* Palomas de 2 años.- Si hemos sido prudentes con la paloma hasta llegar a su segundo año de vida y la hemos sabido dirigir, este puede ser el momento de comenzar a recoger los mejores frutos, los más codiciados premios. Esta es si duda una opinión personal, pero para mí es la mejor época deportiva de la paloma, ya que a los dos años, ya formada física y psíquicamente la paloma puede dar todo lo que lleva dentro con la ventaja de que su juventud le permitirá lograr cosas que en un futuro le estarán vetadas y al mismo tiempo ya cuenta con la suficiente veteranía que le permitirá encontrar la mejor línea de vuelo, el lugar más cómodo en el bando, el quiebro más eficaz en los ataques de los depredadores, etc. Además, se ha observado que a esta edad, la paloma coge más fácilmente la forma que cuando tiene tres o más años, siendo también “su mordiente” y deseo de regreso rápido al palomar superior en esta etapa que en cualquier otra.
* Palomas de 3 a 5 años.- A esta edad, la paloma aunque ya ha perdido parte de la fogosidad de la juventud, es capaz de suplir esta con la experiencia que ha acumulado a lo largo de su vida deportiva, por lo que sobre todo en sueltas de gran dificultad, son estas palomas las que suelen imponerse al resto de la concurrencia, y las que con más fe esperamos en el palomar es sueltas catastróficas. Por otra parte, en zonas poco favorables para el desarrollo de la colombofilia es difícil encontrar paloma compitiendo con más de tres años, ya que las perdidas son tan cuantiosas que pocas llegan a su tercer año de vida deportiva, y muchas menos a realizar una cuarta o quitan campaña. En estos casos compensa más guardarlas para la reproducción, que no exponerla concurso tras concurso.
* Palomas de 6 o más años.– A esta edad ya es prácticamente imposible encontrar palomas en la competición y si han logrado superar todas las dificultades y demostrar su valía en la cesta, las palomas a esta edad las encontraremos en el palomar de la reproducción.

2.2 Revestimiento corporal: las plumas

pluma de palomaLas plumas en las palomas mensajeras cumplen varios fines;formar una capa termo-aislante, organizar las superficies impulsoras del ala y dar al cuerpo la forma aerodinámica característica. Existen diferentes tipos de plumas:
– de contorno: forman el revestimiento del cuerpo y de las alas, inclyendo las grandes plumas de las alas que intervienen en el vuelo del ave (remeras) y de la cola(timoneras).
– las plumas de cobertura son las que tapizan la base de las remeras y del resto del ala. Estas plumas y las del contorno del cuerpo no presentan ganchos en las barbillas de la porción inferior, por lo que en esste sentido son dedosas y el hiporraquis está casi siempre bastante desarrollado.
– las plumas de fondo (plumón) se encuentran en el adulto junto a las plumas de contorno.
-las filoplumas: son pequeñas estructuras como cabellos que asientan debajo de las plumas de contorno y pueden observarse cuando la paloma está desplumada. Cada una de ellas consta de un eje principal y de algunas barbas terminales.
El color del plumaje es variado, siendo los más comunes el azul, rojo, bayo, rodado, bronceado, negro y blanco.
El plumaje de la paloma se renueva cada año, ésta actividad fisiológica se conoce como muda y debe ser perfecfamente conocida por el colombófilo, porque representa un momento crítico en la vida deportiva de la paloma mensajera y cualquier carencia o enfermedad en ésta fase reduce visiblemente la capacidad de competir en las grandes pruebas.

2.3 La muda

muda de la plumaEn palomas adultas la muda empieza por la caída de las remeras primarias del ala. Tiene lugar normalmente de abril o noviembre. La muda depende del estado de salud, de la naturaleza del la paloma, del medio ambiente en que vive, del régimen al que se la somete y de su edad.Las diez remeras primarias del ala son renovadas todos loa años, comenzando por la más pequeña, situada en la parte media del ala.
Las seis primeras caen a intervalos de tres semanas, en el momento en que la siguiente llega a tener la mitad de su longitud.
A partir de la caída de la sexta, la muda se extiende a las plumas pequeñas del cuerpo, comenzando por las plumillas que se encuentran en el nacimeinto del pico.
Las remeras secundarias tienen un régimen especial. Cada año la paloma pierde generalmente una por ala. La nueva pluma sole un poco más ancha, un poco más corta (1 ó 2 milímetros) y su extremidad es un poco más redondeada.
Las doce timoneras se renuevan igualmente cada año, caen por pares de tal manera que el plano inclinado que forman durante el vuelo se mantiene constantemente lo más perfecto posible.

En pichones la muda será total o parcial dependiendo de la época de su nacimiento. Los que abandonan sus nidos el mes de marzo, efectúan una muda total, a partil del mes siguiente. Por el contrario, los tardíos, nacidos en agosto o septiembre, efectúan una muda parcial, debido a que el frío de invierno corta el proceso fisiológico normal. Esta vuelve a reanudarse a la primavera siguiente.

< anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | siguiente >

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*