Manual de Colombofilia | Razas | Libros
Home / Cría y reproducción / Muerte de embriones de paloma

Muerte de embriones de paloma

La tasa normal de mortalidad embrionaria de los huevos de paloma es de aproximadamente el 5%. Si se producen tasas más altas sería necesario revisar las posibles causas de por qué los huevos fértiles no logran salir del cascarón.
Muchos aficionados creen que la salmonela es la causa, pero ésta infección sólo es la responsable de una pequeña parte de los huevos que se pierden.
embriones de paloma
La pérdida del embrión se puede producir a lo largo de las tres fases principales de desarrollo del mismo:
  1. Durante los primeros días iniciales, debido a temperaturas de incubación inadecuadas (demasiado bajas)
  2. Durante la etapa de crecimiento a partir del día 4 hasta el 14.
  3. Antes o durante la fase de eclosión (movimientos bruscos que afecten al huevo, a la cáscara o su yema)
En la primera fase, suelen ser tres las causas más frecuentes de muerte temprana del embrión durante los primeros días tras la puesta: anomalías genéticas incompatibles con la vida, (resultado de tener progenitores con problemas de malnutrición previa a la producción del huevo o hembras demasiado viejas).
embriones de paloma

Al inicio de la incubación el embrión de paloma es muy sensible a las vibraciones. El exceso de población en el palomar o la interferencia de otras aves o el propio colombófilo pueden ser origen de lesiones que resulten mortales para el embrión.

Una temperatura inadecuada, demasiado alta o demasiado fría, así como la mala ventilación o unos materiales inadecuados para el nido pueden afectar al huevo. En ésta etapas iniciales de la incubación los huevos son muy vulnerables a las lesiones provocadas por vibraciones de cualquier tipo. Las sacudidas pueden acabar por matar al embrión, ya sea directamente o mediante la ruptura de la yema. Habrá que ser especialmente cuidados con su manipulación si decidimos cambiar los huevos a una pareja de nodrizas o con el transporte si los regalamos a otro aficionado.

El fallecimiento durante este periodo puede ser detectado al abrir el huevo y comprobar que en realidad era fértil, pero que el embrión está muy poco desarrollado. Ésta incorrecta incubación se traduce en un enfriamiento del huevo justo cuando el embrión comienza a desarrollarse y sus causas pueden varias desde un material inadecuado de anidación, falta de segundo nido para incubar la segunda puesta o presencia de parásitos en el nido (ácaros y moscas entre otros).

embriones de paloma

Durante la segunda fase del desarrollo el factor más importante de mortalidad es la desnutrición del embrión. Los problemas nutricionales que pudiera haber tenido al hembra antes de la puesta se trasladarán inevitablemente al embrión.

Las infecciones, principalmente de Chamydia o Salmonella, pueden infectar al ovario y pasar así al embrión durante la formación del huevo o a su paso por el oviducto.
Incluso una vez puesto el huevo, a través de la cáscara se puede producir el contagio si ésta es deficiente en calcio, presenta deformidades o malformación de algún tipo. Una señal clara de deficiencia de calcio en la paloma es el observar líneas claras translúcidas  a lo largo de la superficie del huevo.
pichones de paloma muertos en el huevo
En la fase tercera o eclosión del huevo; el pichón se prepara para salir del huevo.
Tiene que adapatarse al cambio que supone respirar dentro de la membrana del huevo a respirar aire exterior. Éste proceso se hace en dos etapas:
en primer lugar perfora la membrana embrionaria y accede a la pequeña cámara de aire en el extremo del huevo que puede utilizar para respirar, luego durante un plazo de 12 a 24 horas picotea la cáscara propiamente del huevo para agrietarlo y salir de él.
Durante éste tiempo el pichón  bebe el líquido amniótico y reabsorve el saco vitelino que lo envolvía que lo proveen de anticuerpos muy necesarios para sus primeros días de vida.
La temperatura y la humedad inadecuadas pueden incidir fatalmente en ésto críticos momentos de la vida del polluelo, haciendo que se deshidrate o se agote intentado romper una cáscara reseca por el exceso de calor.
Una temperatura de 20-25º C y una humedad del 70% máximo  proporcionarán unas condiciones favorables para la eclosión.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*