"Todo en palomas mensajeras"

Manual de Colombofilia | Razas | Libros
Home / Razas de paloma / Razas de paloma – Jacobina

Razas de paloma – Jacobina

Palomas jacobinas

Raza de paloma exclusivamente de fantasía y concurso y se caracteriza por un notable adorno de plumas que comienzan en base del cuello formando una especie de cadena que va por toda la parte superior de la cabeza, con un amplio desarrollo del plumaje  circundante de la cabeza,  cuello y pecho, llegando a formar una verdadera capucha envolvente.

palomas jacobinas

Orígenes

Originaria de Extremo Oriente y algunas zonas limítrofes de Asia llegó a Europa.

Es una de las razas de palomas más antiguas de las que hay constancia escrita, no estando claro su origen y según las fuentes pudo venir de la India, de Chipre, como vía de introducción en Europa.

Esta variedad de palomos tomó su actual nombre de la orden religiosa de monjes jacobinos presentes en Europa desde el siglo XII, (en realidad frailes dominicos franceses establecidos en las cercanías de la iglesia de St.Jacques – París) cuyo hábito incluía una capucha para cubrir sus cabezas. La raza como tal comenzó a desarrollarse a partir del siglo XVI.

En un principio eran aves más pequeñas, con un collar de plumas alrededor de la cabeza pero más pequeño, por lo que la paloma podía ver en cualquier dirección sin problemas. Con los años y la cría selectiva se ha llegado a obtener las deslumbrantes capuchas que lucen en la actualidad.

En la actualidad es en Alemania e Inglaterra donde más se cultiva esta raza.

palomas jacobinas

Características de la paloma jacobina

De pequeño tamaño y escaso peso, esta peculiar paloma se caracteriza por las largas plumas que le sobresalen de la cabeza en forma de capucha, a modo de collar formada por varios tipos de plumas:

  • Vista de perfil, las plumas de los hombros se extienden hacia arriba de forma circular ocultando completamente su cabeza. Las plumas que forman la capucha nacen del centro de ésta (roseta o rosetón). Las plumas dispuestas debajo del pico formadas hacia delante (cadena), y en la parte alta de la cabeza, las plumas se giran hacia la parte trasera (crin o melena).
  • Cuanto más pronunciada es la capucha y la cadena, mayor es la calidad del ejemplar.
  • Como señala el estándar de la raza, la capucha, la cadena y la melena son los principales componentes a valorar de un individuo.

Las patas deben ser resistentes, pero de aspecto ligero y liso.

El pico de longitud media, debe estar completamente oculto por la capucha.

De Cabeza pequeña y redonda. Cuerpo de tamaño medio, esbelto y fino.

Plumas timoneras y remigias muy largas y tarsos cortos. Las alas y las plumas de la cola son notablemente largas para una paloma éste tamaño, con un peso promedio entre 300 y 350 gramos.

Se puede presentar en todos los colores, aunque los más aceptados son el negro, azul, amarillo, plateado y blanco, abundan también los salpicados y moteados y las aves en dos tonos (splash) e incluso otros colores no incluidos en el estándar. Hay que resaltar que la cola, la espalda, las plumas primarias y la capucha de las variedades de color permanecen blancas puras.

Poco  voladoras. Su mala visión dificultada por la “capucha” de plumas de la cabeza le impiden tener una visión normal. En caso de que las tengamos sueltas o en semilibertad hemos de prestar atención a los depredadores que pudieran acecharlas (gatos, hurones, zorros, etc.. pues no tienen los reflejos ni la visión para poner huir.

En caso de tenerlas sueltas, le cortaremos las plumas de la capucha para que se puedan valer por ellas mismas.

(*) No confundir con la capuchina holandesa antigua; una paloma en la que  llama la atención la verticalidad de su espalda, su ojo de perla con ribete rojo y la estructura circular de plumas a ambos lados del cuello, similar a la jacobina pero de dimensiones mucho más reducidas. También es una raza ornamental, más común hoy en día que la jacobina.

Reproducción

Debido a su aspecto elegante, las jacobinas han sido durante tiempo consideradas palomas delicadas, sólo aptas para criadores experimentados, lo cuál es incierto. La raza es resistente y considerada como buena criadora, a pesar de que comen relativamente poco.

De carácter tímido y tranquilo son bastantes sociables con otras razas de palomas siempre y cuando tengan suficiente espacio en su palomar.

Otro aspecto a la hora de tener en cuenta es su carácter fuerte y territorial durante la época de reproducción,  que les lleva a pelear con otros machos enérgicamente si el palomar o aviario es de dimensiones reducidas. Muy ornamentales exigen una cría individual y personalizada.

Es un paloma fácil de criar aunque conseguir grandes campeones es más complicado, existiendo gran variedad de colores sobre los que criar y por el hecho de que sólo durante unos pocos meses al año  los ejemplares alcanzan la máxima expresión de su belleza y estado óptimo de la pluma.

Al igual que ocurre con otras razas de palomas ornamentales pueden criar a sus pichones pero se recomienda utilizar nodrizas para asegurar el resultado. No obstante de sacar ellos mismos sus puestas resulta imperativo recortar las plumas del pecho (cadena) hasta las superiores para que el ave tenga una visión completa del entorno durante la temporada de cría.

palomas jacobinas

En conclusión, el jacobino de exposición es un animal muy vistoso, que atrae rápidamente la atención, llamativo y orgulloso de mostrar su plumaje.

 

 

3 comentarios

  1. Excelente información.

  2. Gerardo Rizzo

    Me Gustaría recibir información de Palomas Lahore, Jacobinas, Rizadas, Tambor, Colipavas, Americanas, Indian, Sedosas. Sobre Buchones Pomerania, Valencianos, Piques y Estilo.
    Gracias.

  3. quisiera comprar 3 hembras jacobinas y un macho y saber el precio y un par de tambor de bucaria

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*